Lolita, Vladimir Nabokov

“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo.Li.Ta.”

Encontré el ultimo ejemplar en una librería del casco antiguo, éste esperaba paciente en una de las estanterías deseoso de vida. Hacía ya tiempo que esta novela revoloteaba por mi mente con un olor cálido de entre morbo y curiosidad, un olor parecido a la piel bronceada por el sol.

Debo admitir que abrir el libro y navegar por la mente de Nabokov no ha sido tarea fácil, ha sido necesario cerrar el libro, desterrarlo, para luego volver a emprender el vuelo de la obsesión que emana de sus páginas. Se ha planteado ante mi mente como una verdadera prueba de resistencia tanto por su calidad cultural/literaria y su perfecto manejo del lenguaje como por su desafío psicológico ya que conforme avanzas por sus letras el autor te reta a dilemas morales y atenta a la locura de modo constante. (puede que por eso se la haya tachado con adjetivos tales como “escandalosa” “decadente” “ultrajante”, recordemos que es una novela de 1956)

“Y allí está ella, perdida entre todos, royendo un lápiz, detestada por los maestros, con los ojos de todos los muchachos fijos en su pelo y en su cuello, mi Lolita.”

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s